La enfermedad celíaca

El colegio de farmacéuticos de Castilla-La Mancha ha puesto en marcha una campaña para dar a conocer la enfermedad celíaca desde la oficina de farmacia, formando de manera especializada a los farmacéuticos mediante un curso enfocado a la atención del paciente celíaco. Es el caso de nuestra farmacia, Lucila Menchén. Fue seleccionada para llevar a cabo esta formación y poder prestar este servicio desde nuestra oficina de farmacia de manera especializada para todo aquel que lo necesite.

¿Comemos juntos? Es el lema de la campaña.

Hoy en el blog os hablo sobre…

 

LA ENFERMEDAD CELÍACA

 

Vamos a comenzar hablando de qué es el gluten y después avanzaremos poco a poco en la enfermedad.

El gluten es el conjunto de proteínas compuestas por los péptidos gliadina y glutenina. Es el compuesto que le da al pan la textura blanda y “pegajosa´´ que tiene antes de hornearse. Después del horneado, es el responsable de su ligereza y esponjosidad.

Además de en la industria alimentaria, el gluten también es utilizado en la industria farmacéutica y cosmética como aglutinante y material de relleno.

Por este uso extendido, es probable que lo encontremos en diferentes productos con otros nombres como “proteína vegetal hidrolizada´´, “proteína vegetal´´ o “saborizante natural´´.

 

 


PRODUCTOS QUE PUEDEN CONTENER GLUTEN

Cualquier forma de trigo, cebada o centeno:

  • Cereales de desayuno
  • Empanadas
  • Galletas dulces y saladas
  • Gofres
  • Magdalenas y derivados (muffins)
  • Pan
  • Pasta
  • Tartas
  • Tortitas
  • Espelta
  • Avena*

 

Otros productos alimentarios que pueden contener o no gluten:

  • Alcohol
  • Cangrejo procesado
  • Caramelo y chuches
  • Fiambres y embutidos
  • Frituras de maíz
  • Frutos secos tostados
  • Huevos revueltos preparados en restaurante*
  • Pastillas para hacer caldo
  • Puré de patatas instantáneo o de restaurante
  • Salsas y condimentos (kétchup, salsa barbacoa…)
  • Vitaminas

 

Aditivos y conservantes:

  • Ácido cítrico*
  • Almidón
  • Colorantes
  • Dextrinas
  • Diglicéridos, glicéridos
  • Emulsionantes
  • Enzimas
  • Estabilizantes
  • Jarabe de glucosa
  • Maltodextrinas
  • Polvo para hornear
  • Saborizantes
  • Sustitutivos de grasas

 

Otros:

También podemos encontrar gluten fuera de los alimentos como en:

  • Medicamentos, suplementos dietéticos, fitoterapia
  • Plastilina y pinturas
  • Productos de higiene y belleza
  • Sellos y sobres

 

 

*La avena podría contener gluten por contaminación cruzada.

*Los huevos revueltos de restaurante se hacen con preparados de masa de tortitas.

*El ácido cítrico puede provenir de la fermentación de trigo, maíz, remolacha…

 

 


LA ENFERMEDAD CELÍACA

La enfermedad celíaca es una enfermedad sistémica y crónica relacionada con la mala absorción que cursa con una atrofia severa de la mucosa del intestino delgado superior (duodeno y yeyuno) por acción de la proteína del gluten.

Es sistémica porque no solo afecta al sistema digestivo, sino que repercute a varios sistemas del cuerpo; y es crónica porque no se cura, es para toda la vida.

Es decir, el consumo de gluten en personas intolerantes produce un daño en las vellosidades del intestino. Este daño impide que las vellosidades absorban los nutrientes (grasas, proteínas, glúcidos, vitaminas y minerales).

Las consecuencias, como es previsible, son graves y van a depender de la edad y la situación fisiológica de cada persona.

 

  • Tipos de celiaquía:

 

  • Celiaquía típica: los pacientes presentan malabsorción por la atrofia de las vellosidades del intestino. Aparecen síntomas como diarrea e hinchazón abdominal cuando se consume gluten.

 

  • Celiaquía atípica: los síntomas no tienen por qué estar relacionados con el sistema digestivo. Los pacientes pueden presentar talla baja sin motivo aparente y anemia.

 

  • Celiaquía monosintomática: este tipo de celiaquía solo presenta un síntoma. O diarrea, o vómito… pero solo uno.

 

  • Celiaquía silenciosa: no hay síntomas evidentes de la enfermedad, pero el daño sigue produciéndose en el intestino.

 

  • Celiaquía latente o potencial: la tienen personas con predisposición genética a padecer la enfermedad. Con el tiempo se manifiesta la celiaquía típica.

 

  • Celiaquía refractaria: es un tipo de celiaquía poco frecuente en la que los síntomas no desaparecen, aunque la persona deje de tomar gluten.

 

 

  • Síntomas:

Los síntomas se manifiestan de manera diferente dependiendo del tipo celiaquía y sobre todo de la edad en la que comienza a manifestarse. Además, los síntomas no tienen por qué corresponderse con la gravedad de la lesión intestinal, es decir, que puedes tener síntomas graves, pero tu intestino no está demasiado dañado, o al revés.

 

  • Edad infantil:

Los síntomas son variados y múltiples, como vómitos, diarreas, anorexia, náuseas, irritabilidad, fragilidad en el pelo, hinchazón del vientre, hipotrofia muscular, alteraciones en el crecimiento (los niños no crecen al ritmo adecuado), defectos en el esmalte dental, hiperactividad, autismo, dislexia…

 

  • Adolescencia:

Los adolescentes con enfermedad celíaca presentan anemia ferropénica, dolor abdominal, diarrea, estreñimiento, hepatitis, dermatitis atópica, cefaleas, epilepsia, estatura baja, retraso en la pubertad. Es posible que no se presenten síntomas en algunos casos.

 

  • Adultos:

Diarrea, apatía, irritabilidad, depresión, astenia, pérdida de peso, dermatitis, anemia, osteoporosis, fracturas, artritis, colon irritable, estreñimiento, abortos, infertilidad, menopausia precoz, epilepsia, cáncer digestivo.

 

¡OJO! La enfermedad celíaca NO se cura, NO existe ningún remedio ni medicamento que alivie los síntomas ni los elimine

Existen “remedios´´ que dicen “parar´´ la celiaquía mientras dure el efecto de la medicación y de esa manera, poder comer cosas con gluten en determinadas ocasiones, véase una boda. ¡¡FALSO!!

 

 


ENFERMEDADES QUE ACOMPAÑAN A LA CELIAQUÍA

Los enfermos de celiaquía que no son tratados, pueden presentar otro tipo de enfermedades que, no siendo celíacos, se presentan con menor frecuencia.

  • Dermatitis herpetiforme o enfermedad de Duhring: es una enfermedad de la piel que provoca un picor muy intenso. Se caracteriza por la aparición de erupciones y pequeños grupos de ampollas o vesículas. Los pacientes que tienen esta enfermedad suelen presentar trastornos autoinmunes y problemas tiroideos. Puede tratarse con antibiótico; y con una dieta libre de gluten puede mejorar e incluso no necesitar medicación.

 

  • Déficit selectivo de IgA: el organismo de los pacientes que padecen este déficit es incapaz de producir anticuerpos IgA. Estas inmunoglobulinas, son las que se suelen pedir para detectar la enfermedad celíaca, como el cuerpo no las produce, se obtiene un falso resultado negativo.

 

  • Intolerancia a la lactosa: alrededor del 10% de las personas celíacas sufren intolerancia a la lactosa, sin embargo, el 50% de los pacientes, lo que sufren es un síndrome de malabsorción por consumir gluten y que deriva en una intolerancia a la lactosa. En cuanto dejan de consumirlo, el cuerpo se reestablece y dejan de ser intolerantes a la lactosa.

 

  • Diabetes mellitus tipo I: el 8% de los celíacos, presentan diabetes tipo I, y se ha observado que el 3,5% de los hijos de padres con diabetes tipo I debida a la celiaquía, también son celíacos.

 

  • Tiroiditis: es el proceso de inflamación de la glándula tiroidea que puede producir tanto hipotiroidismo como hipertiroidismo.

 

  • Hepatitis autoinmune: se produce una alteración de la respuesta inmunológica del paciente con celiaquía. Esta alteración cursa con la destrucción de las células del hígado al mismo tiempo que produce la inflamación de este.

 

  • Síndrome de Down: las personas con síndrome de Down tienen 100 veces más posibilidades de sufrir celiaquía que las personas que no padecen el síndrome.

 

 


PRUEBAS PARA DIAGNOSTICAR LA ENFERMEDAD CELÍACA

Para poder diagnosticar de forma certera la celiaquía, es necesario llevar a cabo:

  • Biopsia intestinal y estudio histológico de la mucosa del yeyuno y el duodeno

 

  • Marcadores serológicos: los principales anticuerpos que se tienen en cuenta son los AAG clases IgA, IgG, y los AAE clase IgA.

 

¡OJO! Importantísimo no dejar de consumir gluten antes de hacer las pruebas. Si se deja de consumir, no aparecerán los anticuerpos en los resultados y dará un falso negativo, la enfermedad quedará sin diagnosticar y se seguirán produciendo los daños en el intestino.

 

 


COMENZAR EL TRATAMIENTO

El único tratamiento eficaz para tratar esta enfermedad una vez que ha sido debidamente diagnosticada, es abandonar por completo y de por vida el consumo de gluten.

Cuando esta dieta se hace de manera eficaz, el intestino de las personas afectadas vuelve a su estado normal con el paso del tiempo y como consecuencia, los síntomas de la enfermedad desaparecen. La recuperación de la estructura del intestino en los niños se da en 1 año aproximadamente y en los adultos puede llegar hasta los 2 años.

Se debe eliminar de la dieta los productos como el trigo, cebada, centeno, avena (contaminación cruzada), espelta, kamut, triticale, almidón, harinas, pan, pasta, sémola y espesantes.

Se pueden consumir otros productos como las carnes, los pescados, mariscos, verduras, frutas, huevos, lácteos, cereales sin gluten (arroz, maíz), legumbres, tubérculos (patata), frutos secos, hortalizas, aceites, miel y azúcar. Productos frescos, sin procesar.

 

El gluten no es una proteína indispensable para nuestra salud, por lo que no hace falta que tenga que ser sustituida, no es necesario elaborar una dieta específica para aportar todos los nutrientes que necesitamos. Basta con llevar una dieta variada y equilibrada y por supuesto, libre de gluten, para que las proporciones nutricionales sean las adecuadas.

 

 


PRECAUCIONES

Los celíacos tienen innumerables problemas a la hora de comer fuera de casa o algo que sea procesado, elaborado, envasado…porque pueden contener trazas de gluten.

Si comes fuera, comunica en el restaurante tu condición de celíaco, y exige que se tomen las medidas necesarias para que tus alimentos no puedan haberse contaminado durante su preparación.

Todos los fabricantes están obligados a especificar la fuente de los productos que llevan sus alimentos para que no haya riesgo de confusión y que puedan ser ingeridos por una persona celíaca.

Para evitar problemas, si en el envase aparece alguno de estos productos, NO hay que consumirlo:

  • Gluten
  • Cereales
  • Harina
  • Almidones modificados: E-1404, E-1410, E-1412, E-1413, E-1414, E-1420, E-1422, E-1440, E-1442, E-1450.
  • Amiláceos
  • Fécula
  • Fibra
  • Espesantes
  • Sémola
  • Proteína
  • Proteína vegetal
  • Hidrolizado de proteína
  • Malta
  • Extracto de malta
  • Levadura
  • Extracto de levadura
  • Especias y aromas

 

Productos procesados que pueden consumirse sin riesgo:

  • Leches
  • Quesos curados
  • Yogures naturales y de sabores
  • Jamón serrano
  • Verduras congeladas
  • Alimentos en conserva

 

Productos procesados que tienen riesgo (ante la duda, no consumir):

  • Embutidos de baja calidad
  • Quesos para untar
  • Patés
  • Cremas
  • Sopas de sobre
  • Salsas preparadas
  • Postres preparados
  • Concentrados de carne y pescado

 

*NOTA:  Imprescindible y obligatorio leer MUY MUY MUY bien las etiquetas, no confiarse en que conoces ese producto, puede haber cambiado el formato, la elaboración e incluso el mismo producto en diferente tamaño de envase puede no tener las mismas condiciones de envasado y seguridad con respecto al gluten.

 

 


CONSEJOS

Si has sido diagnosticado de celiaquía o convives con alguien que la padezca, es necesario tomar ciertas medidas para evitar la contaminación de los alimentos o consumir gluten de forma inconsciente.

  • La medida principal es la que ya os habrá comentado el médico; eliminar por completo el gluten de la dieta. Incluso pequeñas cantidades de gluten pueden dañas las vellosidades del intestino.

 

  • Si el alimento no está etiquetado, es mejor no consumirlo, podría contener trazas de gluten. En caso de dudas, llamar a atención al cliente de la empresa y que resuelvan todas vuestras dudas.

 

  • Se deben eliminar de la dieta los productos a granel y los elaborados de forma artesanal.

 

  • Cuidado en los restaurantes, porque a priori la comida no contenga gluten en sí, ha podido ser contaminada por los instrumentos de la cocina, la freidora o por el contacto con otros alimentos.

 

  • Es recomendable que cuando se vaya a salir de viaje fuera del país, os informéis sobre si va a ser posible la compra de alimentos sin gluten, para evitar traerlos desde casa.

 

  • Es recomendable que, si en una casa hay una o varias personas celíacas, se eliminen la harina de trigo y el pan rallado convencional. De esta forma, no hay riesgo de contaminación de los alimentos.

 

  • Si se va a freír comida con gluten y sin gluten es recomendable hacerlo en aceites distintos y en sartenes distintas.

 

  • En la dispensa se recomienda separar los alimentos con gluten de los que no lo tienen y etiquetar los botes que contengan alimentos con gluten. Los alimentos SIN gluten es mejor colocarlos en las partes altas de la despensa, para que por acción de la gravedad no se contaminen los alimentos que se encuentran en los estantes de abajo.

 

  • No tocar comida sin gluten con las manos sucias de harina o con utensilios sucios por haber tocado comida con gluten.

 

  • Si se hace pasta con gluten, no usar el mismo agua para cocer la pasta sin gluten. Ni el mismo cazo, ni cucharón ni escurridor. Además, también se recomienda que se hagan en momentos distintos, es decir, primero cocer la pasta sin gluten y después la pasta con gluten, para evitar la contaminación cruzada por medio de la evaporación. Puede parecer exagerado, pero toda precaución es poca.

 

  • Cuidado con las harinas de arroz que se venden en panaderías, porque pueden estar contaminadas. Hay que fijarse en que ponga específicamente que está libre de gluten.

 

  • Ciertos fármacos pueden contener gluten, en caso de duda…no hay más que añadir jajaja aquí estamos.

 

  • Ante la duda de si el alimento puede contener o no gluten, lo mejor es no consumirlo.

 

 


SÍMBOLOS PARA CELÍACOS

FACE

Espiga barrada: este es el símbolo internacional para denominar a un alimento SIN GLUTEN.

Sin embargo, la FACE (Federación de Asociaciones de Celíacos de España), advierte, que actualmente este símbolo no asegura que el alimento esté libre de gluten. Lo que simboliza es que puede tener unas cantidades pequeñas de gluten, pero no estar libre 100%.

Las empresas alimenticias no están obligadas a usar este símbolo, con indicar que son SIN GLUTEN, sería correcto.

 

 


DIGITAL

FACE cuenta con una aplicación que te indica desde qué restaurantes, hoteles o punto de venta de alimentos cumplen con creces la seguridad alimentaria con respecto al gluten, hasta decirte si el alimento procesado que has elegido tiene o no tiene gluten mediante la lectura de su código de barras.

https://celiacos.org/ En esta página podéis encontrar la información que necesitéis.

One Reply to “La enfermedad celíaca”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s