Que no te den gato por liebre

¡Hola de nuevo, farmalectores! He tenido el blog muy olvidado últimamente, pero es que la universidad me tiene absorbida por completo con los exámenes, prácticas y demás…Pero aprovechando que es puente y que tengo un poco más de tiempo, voy a escribir sobre algo que todos conocemos y que los medios de comunicación han estado contando desde hace unas semanas. Este tema me enferma, así lo digo, y desde aquí quiero hacer una denuncia sobre su uso. Hoy en el blog hablo sobre….

 

HOMEOPATÍA

 

Como siempre y para no perder la costumbre, comienzo por la definición y explicación larga y extensa de la homeopatía.

Según la RAE, la definición de homeopatía es:

Sistema curativo que aplica a las enfermedades, en dosis mínimas, las mismas sustancias que, en mayores cantidades, producirían síntomas iguales o parecidos a los que se trata de combatir.

En cristiano, que, para curar una enfermedad, debemos aplicar sustancias que produzcan en el cuerpo humano síntomas iguales o parecidos a los que está produciendo la enfermedad. Eso sí, en cantidades pequeñas, no sea que la liemos.

Ejemplo, que, si nos da una reacción alérgica, la vamos a curar inyectando cantidades pequeñas de veneno de abeja, porque lo igual cura lo igual.

En este punto quiero hacer una aclaración. Voy a contaros lo que oficialmente es la homeopatía. No voy a hablar de las pseudociencias que ahora están tan de moda para curar todo. De eso hablaremos en otro post, don`t worry.

 

 


PRINCIPIOS DE LA HOMEOPATÍA

La homeopatía se engloba dentro de las terapias complementarias o terapias alternativas. Los estudios científicos (serios) que se han elaborado sobre el tema, no han podido demostrar su eficacia ni evidencia científica a la hora de curar y prevenir enfermedades.

La homeopatía se basa en tres principios:

  • El principio de similitud

 

  • El principio de potenciación

 

  • El principio de individualización del tratamiento

 


Principio de similitud:

Este principio dice que, para tratar una enfermedad, debemos tratarla con una sustancia que provoque esa enfermedad.

Ejemplo, que, si padecemos de insomnio, tratemos este insomnio con café, porque la cafeína produce insomnio.

 


Principio de potenciación:

Este principio hace referencia al proceso de dilución con el que se elaboran los productos homeopáticos. Se basa en que, cuanto más bajas sean las dosis que se dan de eso que produce los mismos efectos, más potente será su efecto curativo.

La técnica SUPONE, porque no está demostrado, que al diluir la sustancia en agua o alcohol y agitarla, el resultado es, que la sustancia es menos dañina y mucho más eficaz.

Este tipo de preparaciones, conservarían la memoria curativa de la sustancia original que se le pone.

 

De verdad, me da vergüenza escribir todo esto, pero hay que ponerlo sobre la mesa, para que todo el mundo sepa en qué consiste realmente este tipo de terapia.

 

Sigo.

La memoria curativa a la que hace referencia, consiste en que las moléculas de agua de la disolución, se deforman al entrar en contacto con la ´´sustancia curativa´´ y mantienen esa deformidad. Cuando llegan al cuerpo, pueden unirse a los receptores de esa sustancia y hacer el efecto como si fueran la propia sustancia curativa.

 

A ver, las moléculas de agua, están formadas por 2 átomos de Hidrógeno y 1 átomo de Oxígeno. Estos átomos están unidos entre sí, para formar la molécula de agua, por enlaces de Hidrógeno. Este tipo de enlaces son MUY fuertes y es MUY complicado romperlos. De hecho, para romperlos, tenemos que poner el agua a 100ºC, no digo más…

La deformidad de estos enlaces, no es posible, no tiene sentido, y menos sentido, que mantengan esa forma…

 

Ejemplo, para que no suene todo tan químico. Tengo un litro de agua y le añado menos de media cucharada de café. Una vez que tengo esta mezcla, la diluyo en 100 litros de agua. Cuando me tome una taza procedente de esos 100 litros de agua, ¿me espabilará tanto esa taza de café como una taza normal de café?. La homeopatía dirá que sí, porque ese agua tiene la memoria de la forma de la cafeína.

Con este ejemplo creo que queda claro en qué consiste la homeopatía y lo absurdo de su método.

 


Principio de individualización del tratamiento

El tratamiento de la homeopatía se basa en el tratamiento de la totalidad de la persona, no solo en el tratamiento de los síntomas físicos que la enfermedad le está provocando. Este principio dice que, para elegir el mejor tratamiento para el paciente, deben verse sus características personales. Se trata algo más que el cuerpo, parece ser.

Es por esto, que no siempre se utiliza el mismo tratamiento para la misma enfermedad. Si no, que cambia en función de la persona. Por eso, también, los propios homeópatas, no tienen por qué estar de acuerdo en la aplicación de un tratamiento concreto para una enfermedad.

Ejemplo, que, si para la inflamación el médico prescribe antiinflamatorios, en el caso de la homeopatía, no tienen por qué recomendarse antiinflamatorios, si no que dependerá de las características de la persona que sufra la inflamación.

 

A ver, el cuerpo humano es el que es. Con las diferencias fisiológicas lógicas y estudiadas que puede haber entre razas, sexo, edad…

Pero a la hora de tratarlo, hablamos de un cuerpo humano, es decir, que por muchas diferencias que haya, no van a ser las diferencias que hay entre tratar a un humano y tratar a una lombriz.

Vamos, que si a Pepito Pérez le funciona el antiinflamatorio, a Manolito Jiménez, también.

 

 


FORMAS DE LOS MEDICAMENTOS

La forma medicamentosa que más se utiliza en este tipo de terapia son los gránulos y los glóbulos. Son las bolitas pequeñas que se ponen debajo de la lengua.

Estas bolitas están hechas de sustancias que no tienen efecto medicamentoso, como puede ser glucosa, sacarosa, lactosa…

Sobre estas bolitas se pulveriza la solución con la sustancia curativa que se ha elaborado anteriormente (lo que os contaba antes).

Las sustancias medicamentosas con las que se elaboran las disoluciones son de origen mineral, animal y vegetal.

 

 


LEGISLACIÓN

La legislación mundial contempla dos tipos de medicamentos homeopáticos:

  • Los que tienen una indicación terapéutica determinada. Tienen que demostrar la calidad, seguridad y eficacia demostrando su uso tradicional y no a través de ensayos clínicos.

 

Este tipo de producto, tiene una indicación para una enfermedad concreta y debe demostrar sus características de manera científica, no solo basta con dárselo a alguien y que diga que le ha hecho efecto.

 

Dato: sólo 12 de más de 2000 productos homeopáticos podrían tener potencial curativo.

 

 

  • Los que NO tienen indicación terapéutica. Se aprueban sin explicar para qué se usan. No tienen que demostrar de ninguna forma su calidad, seguridad y eficacia.

 

En España, todavía no se ha dado permiso para comercializar ningún producto homeopático con indicación terapéutica. NINGUNO. Esto ya debería ser un dato lapidario para renegar de estos tratamientos.

 

 


TITULACIÓN

En España, no hace falta tener ningún tipo de titulación para ser homeópata. Puedes darte de alta como naturópata. O hacer cursos de homeopatía. No hace falta titulación porque no está considerada como profesión.

 

 


EFECTOS ADVERSOS

¿El tratamiento homeopático produce efectos adversos? No.

No tiene efectos adversos, porque no hay sustancia que pueda producirlos.

Cuando nos tomamos el producto homeopático, la sustancia que llevaba cuando comenzó su elaboración, se ha perdido tras tantas diluciones.

Aun así, se han dado casos de reacciones adversas y alergias en adultos y niños por las sustancias que lleva, como la lactosa o el alcohol.

El verdadero peligro de la homeopatía, es, que la persona que la toma, crea que se puede curar su enfermedad sin someterse a los tratamientos que SI han demostrado su eficacia contra su dolencia.

 

 


A MÍ ME FUNCIONA

¿Cuántas veces hemos oído decir ´´a mí me ha ido bien´´?

Y te llegan las dudas. Porque, si le ha ido bien a Pepita, ¿por qué no a mí?

Aquí entra el efecto placebo.

La homeopatía, se vale del efecto placebo, que sí que puede ´´curar´´ ciertas dolencias menores.

El efecto placebo es aquel efecto positivo y beneficioso producido por un placebo.

El placebo es un elemento que por sí mismo, no tiene ningún efecto curativo sobre la enfermedad para la que se aplica.

El efecto placebo existe, la mente se convence de que lo que has tomado te va a curar, y por consiguiente, se activan mecanismos en el cuerpo que te hacen sentir bien y mejorar.

Esto, como he dicho antes, puede ocurrir y no ser perjudicial en casos de dolencias menores, como un dolor de cabeza leve, un pequeño golpe contra un mueble…cosas de ese tipo. Es lo que las mamás llamarían ´´sana, sana, culito de rana´´.

Ahora en serio, fuera de ese tipo de casos, el poder de la mente por sí solo, no puede curar una enfermedad grave o una enfermedad que, si no se trata a tiempo, puede pasar a ser grave.

 

 


CONCLUSIONES

Los diferentes estudios que se han hecho para afirmar la posible eficacia de la homeopatía, no han podido demostrar que este tipo de terapia funcione.

No hay ninguna evidencia científica, ni estudio de valor, que avale este tipo de tratamientos. Por lo que queda más que claro, que no valen para curar una enfermedad.

 

Es sabido que muchos médicos lo recomiendan en sus consultas, tanto para niños como para adultos.

Que la recomendación de homeopatía la haga un agente de la salud, NO la hace más eficaz. Da igual que la recomiende un médico, enfermero, farmacéutico o la vecina de al lado, sigue sin haber demostrado su eficacia científica, sigue sin un medicamento.

Y mucho cuidado con el ´´a mí sí me funciona´´, porque no sabemos si es cierto que ha sido eficaz el tratamiento o ha entrado en juego el efecto placebo del que os hablaba.

 

Mi opinión:

Siempre he desconfiado de la homeopatía y de las pseudociencias que dicen curar graves enfermedades con un comprimido milagroso.

Pero si algo se ve en farmacia, es química, y me ha dejado más que demostrado que para que un fármaco sea eficaz, tiene que cumplir una serie de requisitos químicos que con la homeopatía no se cumplen. Por muchas vueltas que le des y lo mires por donde lo mires…la homeopatía NO es eficaz.

Y como dice una profesora mía: me da vergüenza que alguien diga estas cosas presentándose como científico. Y si alguno de vosotros promociona la homeopatía en su farmacia, está engañando a la gente.

¡OJO! En las farmacias se tiene que vender homeopatía, porque no es ilegal y la gente lo demanda…

 

 


Y hasta aquí la homeopatía de hoy, pero descarto volver, porque de este tema se pueden sacar más cosas y no van a ser a su favor, por lo menos en este blog.

3 Replies to “Que no te den gato por liebre”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s