El que espera, desespera

El verano no solo trae calor y buen tiempo, también trae un descontrol de la rutina. Salimos más, comemos mal y a deshoras, viajamos y cambia nuestra alimentación, dejamos más de lado el ejercicio…y todo se traduce en…

 

ESTREÑIMIENTO

 

Si señores, hoy en el blog hablo de algo que nos pasa a todos con más o menos frecuencia.

Comencemos por definir que es el estreñimiento.

El estreñimiento es el acto de expulsar el contenido fecal y depende de dos factores, la función motora del colon y la función sensitivomotora rectoanal. Cualquier anomalía en estas dos funciones, puede producir problemas de defecación.

Se considera que una persona NO está estreñida cuando sus deposiciones por semana oscilan entre 3 y 20.

Se considera que una persona está estreñida cuando sus deposiciones son inferiores a 3 por semana. También se considera estreñimiento el hecho de que las heces sean duras, que haya que hacer mucho esfuerzo a la hora de evacuar o tener la sensación de evacuación incompleta en el 25% de las ocasiones en las que se va al baño.

 

Las personas más propensas a padecer estreñimiento son:

  • Las que viven en un ámbito urbano
  • Las mujeres
  • Personas de edad avanzada ( > 65 años)
  • Grupos de nivel económico bajo
  • Y personas con depresión

 

 


CAUSAS

Podemos encontrar dos tipos de estreñimiento, agudo y crónico.

 

El estreñimiento agudo es el más frecuente entre la población.

Se produce por cambios puntuales en el movimiento intestinal debidos a alteraciones en la rutina de la persona por un viaje, cambios en la dieta, estrés, sedimentarismo, poca ingesta de líquidos y la toma de determinados medicamentos.

También se incluyen aquí el embarazo y la lactancia.

El estreñimiento se revierte a los pocos días y en la mayoría de casos, no hace falta el uso de ningún medicamento.

 

 

Se considera estreñimiento crónico cuando, a lo largo de 12 meses, la persona tiene deposiciones inferiores a 3 por semana, durante 12 semanas (no tienen porqué ser seguidas).

Algunas causas del estreñimiento crónico pueden ser:

  • Un desequilibrio del funcionamiento intestinal por malos hábitos alimenticios
  • Fármacos que producen una disminución del movimiento intestinal
  • Una predisposición genética
  • La edad. Personas mayores
  • Enfermedades como fisuras anales y hemorroides
  • Enfermedades que afectan al metabolismo y enfermedades endocrinas
  • Motivos neurológicos y psiquiátricos

 

 


TRATAMIENTO

Voy a hablar solo del tratamiento del estreñimiento agudo y ocasional, ya que el crónico debería ser diagnosticado previamente por un médico.

Para el tratamiento del estreñimiento agudo podemos recurrir al uso de laxantes estimulantes y laxantes irritantes del intestino grueso.

 

Los laxantes estimulantes actúan aumentando el movimiento intestinal y produciendo a su vez un efecto secretor.

Se van a clasificar en tres grupos:

  • Derivados antraquinónicos
  • Polifenólicos
  • Aceites de ricino.

 


 

Las plantas con derivados antraquinónicos se encuentran entre los laxantes vegetales más utilizados.

 

Indicaciones

Este tipo de laxantes se recomienda en pacientes que necesiten de una evacuación fácil, es decir, sin tener que hacer demasiado esfuerzo. Estos pacientes son los que han sufrido una fisura anal, hemorroides o una operación anal o rectal. Y también en personas que padezcan, como decía antes, un estreñimiento agudo u ocasional.

 

Mecanismo de acción

El mecanismo de acción de estos laxantes comienza entre las 10-12 horas después de su ingesta, por lo que su toma debe hacerse por la noche antes de acostarse para notar su efecto por la mañana.

Producen una disminución de la reabsorción de agua, de cloruro y de potasio, lo que origina que haya un aumento del volumen de agua en la luz colónica, esto hace que aumente la presión en el intestino y se produzca el efecto laxante.

Además, también aumentan la movilidad intestinal, como decía al principio, porque actúan de forma directa sobre las terminaciones nerviosas.

La irritación que producen en la mucosa también favorece el efecto laxante.

 

Seguridad

Este tipo de sustancias deben tomarse en las dosis recomendadas y durante un periodo no superior a los 6-10 días.

 

Contraindicaciones

Por el efecto irritante que producen estos laxantes en la mucosa, no deben utilizarlos personas con enfermedades inflamatorias intestinales.

También están contraindicados en casos de atonía (cuando los músculos han perdido su fuerza), cistitis, apendicitis, dolores abdominales de origen desconocido y en caso de deshidratación, ya que podríamos empeorarla.

Están desaconsejados en niños menores de 12 años, a menos que haya indicación médica. Lo mismo que en embarazadas y lactantes.

 

Reacciones adversas

El uso diario y prolongado de estos laxantes, puede llegar a producir una dependencia que va a afectar al correcto funcionamiento de los músculos intestinales. Esta dependencia provocará la disminución del efecto laxante de la planta, por lo que se deberá ir aumentando la dosis, produciendo así, un empeoramiento del estreñimiento.

Los efectos del laxante a largo plazo producirán daños en el intestino llegando a aparecer tenesmo (sensación de querer defecar a pesar de que el intestino esté ya vacío), heces con exceso de mucosa, destrucción de nervios del colon, etc.

El abuso también puede llegar a producir pérdida de electrolitos y alteración del equilibrio sodio-potasio produciendo hematuria (sangre en orina) e hipopotasemia (falta de potasio) que se caracteriza por debilidad y cansancio.

Se sospecha que puede haber una relación entre el abuso de estas sustancias y cáncer de colon. Su uso en las dosis recomendadas y adecuadas no ha demostrado una relación clara con la aparición de cáncer de colon.

 

Especies vegetales

Bueno, pues después de haberos quitado las ganas de acercaros si quiera a los laxantes, vamos a ver qué plantas son las que forman el grupo de las antraquinonas:

  • Sen (Cassia sp. pl., familia Fabaceare)

 

  • Frángula [Frangula alnus Mill. (Rhamnus frangula L.), familia Rhamnaceae]

 

  • Cáscara sagrada [Rhamnus purshiana DC. (Frangula purshiana Cooper), familia Rhamnaceae]

 

  • Áloe (Aloe ferox Mill. y Aloe vera L., familia Xanthorrhoeaceae)

 

  • Ruibarbo (Rheum officinale Baill., Rheum palmatum L., familia Polygonaceae)

 

 


 

El siguiente grupo que forma los laxantes estimulantes, son los polifenoles.

Los laxantes polifenólicos son sustancias sintéticas y tienen las mismas indicaciones que los derivados antraquinónicos. Es decir, que todo lo explicado antes, lo podemos aplicar a este grupo también.

 

Laxantes polifenólicos

  • Evacuol: Principio Activo: Picosulfato sódico. Gotas orales en sol. 7,5 mg/ml

 

  • Dulcolaxo picosulfato: PA: Picosulfato sódico. Gotas orales en sol. 7,5 mg/ml

 

  • Dulcolax: PA: Bisacodilo.

 

 


 

El último grupo es el formado por los aceites de ricino, que seguro que a todos nos suena.

El aceite de ricino produce una irritación en la mucosa del intestino y produce un incremento del movimiento intestinal produciendo una evacuación abundante de heces líquidas pero sin dolor cólico.

Actualmente su uso para este tipo de terapia está prohibido de forma oficial por su toxicidad.

 


 

El otro grupo de medicamentos indicados para el tratamiento del estreñimiento agudo u ocasional, son los laxantes irritantes del intestino grueso.

 

Comenzamos por los laxantes que llevan glicerina o glicerol

 

Indicaciones

Este tipo de laxantes se administran por vía rectal. Ablandan y lubrican las heces y estimulan de forma directa el colon.

 

Mecanismo de acción

La glicerina que contiene atrae al agua, por lo que se produce un aumento del tamaño de las heces. Su efecto lubricante facilita su expulsión.

También se produce una pequeña irritación de la mucosa del colon, lo que desencadena el efecto laxante.

La forma farmacéutica de este tipo de laxantes es el supositorio, los que todos conocemos.

El efecto comienza a los 15-30 minutos después de su colocación.

 

¿Cómo se pone un supositorio?

Pensaréis: Aaaala Paoooo, ¿quién no sabe cómo se pone un supositorioooo?

Os aseguro que si lo escribo, es porque sé que más de uno se ha equivocado de vía de administración. Ahí lo dejo…

 

Procedamos:

Lo primero que hay que hacer es lavarse las manos, la higiene es primordial.

El supositorio hay que tenerlo en las manos lo menos posible, ya que puede empezar a derretirse por la temperatura de las manos.

Viene lo complicado. El supositorio NO hay que ponerlo por la parte de la punta, hay que introducirlo por la parte PLANA. Sí sí, aunque el sentido común te diga lo contrario, la forma correcta de ponerlo es esa.

Por último, volver a lavarse las manos.

 

Contraindicaciones

Al igual que con el otro grupo de laxantes, su uso no debe exceder de 6-10 días.

No debe usarse junto con otro tipo de laxantes, su uso debe ser exclusivo.

Está contraindicado su uso si se tienen hemorroides que se encuentren inflamadas, tienes náuseas, vómitos y dolor abdominal de origen desconocido.

Está desaconsejado su uso en el embarazo y el periodo de lactancia.

 

Reacciones adversas

El uso diario y prolongado de estos laxantes, puede llegar a producir una dependencia que va a afectar al correcto funcionamiento de los músculos intestinales. Lo mismito que los otros laxantes.

Su uso excesivo y a largo plazo puede llegar a producir colon irritable.

 

Medicamentos

  • Rovi: PA: Glicerina

 

  • Gycilax: PA: Glicerina

 

  • Torrents: PA: Glicerina

 


 

El último grupo, son los denominados enemas.

Se denomina enema al líquido que se inyecta en el intestino a través del ano con fines laxantes, terapéuticos o analíticos. En el caso de hoy, con fines laxantes.

 

Indicaciones

Este tipo de laxantes se administran por vía rectal. Ablandan y lubrican las heces y estimulan de forma directa el colon. Lo mismo que los supositorios.

 

Mecanismo de acción

A pesar de ser otros principios activos los que forman los enemas, el mecanismo de acción es el mismo que el descrito en los supositorios.

 

¿Cómo se pone un enema?

No colocamos tumbados sobre el lado izquierdo (si somos diestros) con las rodillas flexionadas y pegadas al cuerpo. En posición fetal.

Introducimos la cánula del enema por el ano con cuidado de no dañar el tejido. Una vez dentro, presionamos el contenido del enema para que se introduzca en el cuerpo.

Debemos aguantar lo máximo posible en esta postura para que el enema haga por completo su función.

El efecto comenzará a notarse a los 2-5 minutos después de su administración.

 

Las Contraindicaciones y las Reacciones adversas, son las mismas descritas que en el caso de los supositorios.

 

Medicamentos

  • Enema Casen: PA: dihidrogenofosfato de sodio anhidro/hidrogenofosfato de disodio anhidro 139 mg/mL y 32 mg/mL solución rectal.

 

  • Micralax: PA: Citrato/Lauril sulfoacetato 450mg/45mg solución rectal

 

  • Dulcolaxo: PA: Glicerol 6,75 g solución rectal

 

  • Bekunema: PA: Glicerol 9 g solución rectal

 

 

 

**Tanto los remedios caseros como los tratamientos de farmacia deben estar supervisados por un médico o farmacéutico y nunca deben hacerse por nuestra cuenta sin consultarlo previamente. Sobre todo en el caso de niños, ancianos, embarazadas y lactantes.

 

 


 

Y hasta aquí la entrada sobre el estreñimiento. Espero que haya sido lo más orientativa posible y que os haya ayudado“ a salir a fuera´´, como dicen en mi pueblo.

Como me he pasado un poquito con la extensión de este post, dejo la prevención del estreñimiento para otro día. Así os tengo enganchados jijiji

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s