Manos frías, corazón caliente

Aunque esta entrada llega un pelín tarde, ya que el verano está muy avanzado, voy a hablar de una dolencia que nos afecta sobre todo a las mujeres, pero que entre los hombres también se da con frecuencia. Hay muchas personas con manos y pies fríos durante todo el año y en muchos casos, es por algo en concreto.

Hoy hablo de las enfermedades vasculares periféricas, o como mejor las conocemos…

 

LA MALA CIRCULACIÓN

 

La enfermedad vascular venosa se define como un conjunto de alteraciones hemodinámicas sanguíneas que se manifiestan cuando hay alguna perturbación en el sistema venoso.

Es decir, que cuando alguna estructura en el sistema venoso no funciona como debería porque esté atrofiada, se producen estas enfermedades o dolencias.

Se podría decir que es una de las enfermedades que más afectan en la actualidad en los países desarrollados por el estilo de vida que llevamos.

 

 


CLÍNICA

Las tres formas clínicas de estas enfermedades son:

  • Piernas cansadas: principio de insuficiencia venosa en las extremidades inferiores

 

  • Varices: dilataciones de las venas que aparecen de forma permanente y que son irregulares. Pueden ir acompañadas de alteraciones de las paredes de las venas. Normalmente se dan en los miembros inferiores.

 

  • Hemorroides: dilataciones de las venas de la zona anorrectal provocadas por un estancamiento de la sangre. Las hay de tipo internas, externas y marginales.

 

 

La insuficiencia venosa que da lugar al síndrome de piernas cansadas es una afección por la que las venas tienen problemas para retornar o devolver la sangre desde las piernas hasta el corazón.

Normalmente, se produce porque las válvulas de las venas, que se ocupan de ayudar a la sangre a subir, están atrofiadas o dañadas porque las paredes de las venas se han debilitado. Esto ocurre cuando la insuficiencia se da a largo plazo, cuando es crónica.

 

Como consecuencia de esta insuficiencia, también se producen las varices, ya que como decía antes, el motivo de su aparición puede ser la alteración de las paredes venosas.

 

Vamos a dar por supuesto que la alteración venosa se produce en las piernas o de cintura para abajo, ya que ahí es donde se produce en la mayoría de las personas.

 

La alteración comenzará con un edema leve en las piernas, o lo que es lo mismo, hinchazón por retención de líquido que irá acompañado de una sensación de pesadez.

 

En este punto puede aparecer un pequeño estancamiento de la sangre en las venas, apareciendo las “arañas vasculares´´ en color rojo o azulado, sin llegar a aparecer la variz.

 

 


FACTORES QUE FAVORECEN LA APARICIÓN DE LA ENFERMEDAD

Hay factores que pueden afectar a la aparición de la enfermedad o a que ésta empeore como pueden ser:

  • La postura: la postura vertical que ahora tenemos los seres humanos, hace que las piernas tengan que soportar una alta presión que aumenta si pasamos mucho tiempo de pie y parados. Aunque se ha demostrado que esto también ocurre en personas que pasan mucho tiempo sentadas y que cruzan las piernas. Cuánto daño ha hecho Instinto básico….

 

  • Modo de vida: esto tiene relación con el apartado anterior sabiendo que un estilo de vida sedentario da lugar a estreñimiento y obesidad, lo que favorece la aparición de hemorroides.

 

  • Ejercicio: la actividad física como puede ser andar o caminar, estimulan la circulación y mejoran la enfermedad vascular. Pero cuidado, otras actividades como la bicicleta, motociclismo o montar a caballo, pueden favorecer la aparición de hemorroides.

 

  • Temperatura: como todos sabemos, las altas temperaturas empeoran el estado de la enfermedad. El calor favorece la aparición de piernas cansadas, edemas y varices.

 

  • Factores hormonales: los niveles de estrógenos afectan a la pared de las venas, por esto, las mujeres somos más propensas a padecer mala circulación. Sobre todo, en los periodos de la pubertad, menopausia, embarazo y ciclo menstrual puede aparecer y empeorar esta dolencia.

 

  • Herencia: sí, es hereditaria. Que nos lo digan a mi hermana y a mí…..

 

  • Radicales libres: en la entrada de la zanahoria ya os hablaba de estos “amigos´´ que se encargan de sembrar el mal por el cuerpo y que hay que combatirlos con los antioxidantes, ¿os acordáis?, pues en los vasos sanguíneos actúan afectando a su permeabilidad produciendo edemas y aumentando su fragilidad.

 

 


TRATAMIENTO 

Puesto que desde hace un tiempo hay una moda que habla de que la química es mala (quimiofobia), los tratamientos de los que voy a hablar van a ser a base de plantas, para que así los hagáis.

¡OJO!, que ni las plantas dejan de ser química y pueden tener sus peligros, ni los compuestos artificiales son tan malos como algunos modernos nos quieren hacer creer. Ya ampliaré el tema en entradas futuras, porque me pongo mala con esto….

¡Otra advertencia! Cuidado con los herbolarios, puestos de feria y demás sitios donde venden extractos de plantas. Normalmente, no siempre, el personal que los regentan no tienen la formación necesaria para poder dar este tipo de medicación y puede haber problemas de interacción con otros medicamentos que la persona esté tomando. Y en cuanto a la conservación….en los puestos medievales es muy dudosa que sea la más adecuada y eso puede afectar a las propiedades y principios activos de la planta.

 

 

Bueno, una vez dicho esto y quedándome a gusto, vamos a hablar de plantas:

He escogido las más conocidas y las que más accesibilidad tienen en las farmacias. Tienen propiedades venotónica, antioxidante y vitamínica P.

  • Venotónica: favorece la circulación sanguínea tonificando la pared de las venas.

 

  • Antioxidante: evita que se produzcan las reacciones de oxidación y capta los radicales libres

 

  • Acción vitamínica P: mejora la circulación sanguínea y la absorción de la vitaminaC

 

 


ARÁNDANOS: Vaccinium myrtillus L., familia Ericaceae, subfamilia Vaccinioideae:

Indicaciones:

Los arándanos contienen gran cantidad de antocianos, pigmentos que le dan ese color morado. Estos pigmentos, además del color, tienen propiedades antioxidantes y vasopresoras en los capilares. También presentan acción vitamínica P y protegen el tejido conjuntivo, lo que produce una mejora de la contención de la pared venosa, es decir, paredes más firmes, además de una disminución de su permeabilidad.

 

Seguridad:

No se han encontrado indicios de peligrosidad. Su uso es seguro. Solo se han manifestado leves trastornos intestinales de forma ocasional.

Las hojas tienen acción hipoglucemiante, por lo que las personas diabéticas tendrían que tener cuidado con este tipo de presentación. Tendrían que ajustar la dosis con su médico.

 

Dato:  Debido al color oscuro que dan los antocianos, es posible que tanto la orina como las heces de los pacientes que tomen preparados a base de arándanos se tornen de un color más oscuro del habitual. No hay que preocuparse, es normal.

 

 


CASTAÑO DE INDIAS. Aesculus hippocastanum L., familia Hipocastanaceae

La semilla del castaño es un potente antiinflamatorio y vasoconstrictor venoso, además de poseer una potente acción vitamínica P.

La corteza posee acción astringente y venotónica.

 

Indicaciones:

Las semillas están indicadas para tratar los síntomas de la insuficiencia venolinfática en las varices. Es lo mismo que la insuficiencia venosa de la que hablaba más arriba.

 

Seguridad:

El Castaño de indias no se recomienda en caso de embarazo, lactancia, insuficiencia renal (problemas de riñón), o insuficiencia hepática (problemas de hígado) y en casos de úlcera gástrica.

 

Puede haber interacción medicamentosa con anticoagulantes y otro tipo de medicamentos.

La utilización de la corteza es más segura que la de las semillas. Con las semillas hay que llevar un tratamiento estricto.

Si a lo largo del tratamiento con Castaño de indias aparecen dermatitis, inflamación de las piernas, úlceras varicosas (llagas abiertas en las zonas de las varices), hay que acudir al médico.

 

 


GINKGO. Ginkgo biloba L., familia Ginkgoaceae

Las hojas del Ginkgo actúan como vasoconstrictor venoso, vasodilatador arterial y refuerza la resistencia capilar.

 

Indicaciones:

Se indica para el tratamiento de las varices e incluso para la celulitis, ya que también es un trastorno circulatorio.

 

Seguridad:

No está aconsejada su ingesta durante el embarazo, la lactancia y la infancia. Los pacientes que tomen anticoagulantes tampoco pueden tomarlo por riesgo de hemorragia.

Si se toma por vía oral, los posibles efectos secundarios pueden ser mareos, cefaleas, y problemas digestivos. No es habitual la aparición de estos efectos.

 

 


VID ROJA. Vitis vinífera L., familia Vitaceae

La vida roja tiene gran capacidad antioxidante, además de actividad venotónica y vasoprotectora. Uno de sus componentes (taninos) estabiliza las paredes vasculares y disminuye la permeabilidad, por lo tanto, favorece que no se formen edemas en las piernas. Además, estabilizan el colágeno haciendo que sus fibras estén más entrecruzadas, lo que también favorece la permeabilidad.

 

Indicaciones:

Las hojas de la vid roja se indican para el tratamiento de la insuficiencia venosa y las patologías relacionadas, que como ya hemos dicho, son las varices y las hemorroides.

 

Seguridad:

No se han registrado reacciones adversas relacionadas con el uso adecuado de la vid roja. Pero el tratamiento no debe superar los 3 meses

No se recomienda su uso durante el embarazo y la lactancia por falta de estudios durante esos estados.

 

Dato: No nos pongamos a beber vino como locos, que por mucho vino que se beba, no vamos a tener mejor circulación!! Y lo digo porque ya nos conocemooooos…

 


 

Estas son algunas de las plantas que han demostrado su eficacia frente a los trastornos venosos, mejorando el estado de los pacientes y de la enfermedad. Las formas farmacéuticas (comprimidos, infusiones, cremas…) son muchas y diferentes para cada planta. En la farmacia podemos recomendar la que mejor se adapte a cada caso.

Estos remedios son paliativos, NO curan la enfermedad ni la eliminan, solo mejoran sus síntomas.

Los tratamientos deben recomendarse de forma personalizada y viendo cada caso en particular.

 

**Tanto los remedios caseros como los tratamientos de farmacia deben estar supervisados por un médico o farmacéutico y nunca deben hacerse por nuestra cuenta sin consultarlo previamente.**

 

 


CONSEJOS

Podemos prevenir la aparición de estas enfermedades, aunque no en todos los casos, siguiendo algunas pautas:

  • Evitar estar mucho tiempo de pie y parado. Así como estar mucho tiempo sentado, ya que favorece la aparición de varices y hemorroides.

 

  • Tratar los procesos de estreñimiento y la obesidad, que favorecen la insuficiencia venosa y aparición de hemorroides

 

  • Realizar actividad física como caminar o andar. Evitar la vida sedentaria

 

  • Usar medias de compresión

 

  • Realizar masajes circular de forma ascendente en las piernas, desde el tobillo hacia arriba.

 

 


Y hasta aquí la entrada sobre la insuficiencia venosa. Son pequeñas pinceladas para todo lo que se puede decir sobre este tema. Pero como digo siempre, si hay ganas de más, escribid comentario e iremos ampliando en próximas entradas.

Y cuando le cojas las manos a alguien y notes que no están calientes, quizá no es porque tenga frío, si no insuficiencia venosa (jijiji)

4 Replies to “Manos frías, corazón caliente”

Responder a boticariadeguardia Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s